Y los avioncitos siguieron volando…

El taller (leer primera parte)  se terminó hace un par de meses, pero los aviones siguieron volando en el aula, en los pasillos y en el patio de la escuela. Muchos chicos, habiendo terminado el torneo de avioncitos y no habiéndole dedicado más tiempo al taller, lo dejaron para dedicarse a otras ocupaciones. Sin embargo, un grupo de niños siguió con esta afición y la convirtió en una verdadera pasión.

Fue así que comenzaron a aparecer aviones en miniatura, aviones profesionales (ellos mismos diseñaron la versión PRO y la ESTANDAR) y  aviones gigantes con hojas A6.

avioncitos en cuadrosAsimismo se empezaron a dar cuenta que el viento influía en el volar (o en la caída a pique) de sus modelos y de a poquito empezaron a considerar la dirección de las corrientes para saber el punto cardinal hacia el que debían arrojarlo; incluso uno de mis alumnos se mojó el dedo con saliva y luego lo elevó al aire para detectar la orientación del viento, ¿no es todo un experto?modelos-en-miniatura

Fue pasando el tiempo, la pasión y el interés, lejos de disminuir,  siguió  creciendo y empezaron a aparecer aviones en lugares insospechados: canaletas del techo, árboles, tubos de luz, ventiladores y hasta en los cuadros de la galería del colegio.

Para continuar alimentando este entusiasmo, coloqué más y más modelos de avioncitos en las paredes para que los chicos aprendieran a hacerlos. Pedí hojas borrador en fotocopiadora para reciclar el papel….. y ahora es posible ver planeadores que en otra vida fueron apuntes de geografía, resúmenes de lengua o fotocopias de autores que literalmente “volaron por los aires”.

aviones-gigantes

Y para inmortalizar algunos de los modelos más emblemáticos, inauguramos  el “Salón de la Fama de los Aviones de Papel”. Pegamos los modelos en palitos de helado  y los expusimos a la vista del público….

Chicos de otros grados vieron esto y comenzaron a copiar modelos y a hacer volar sus propios diseños… y hasta las seños se entusiasmaron, así que próximamente serán muchos más chicos los que participarán de la propuesta. ¡Por supuesto que serán los mismos niños los que transmitirán sus saberes a las generaciones más jóvenes!

¿Cómo terminará esto? Nadie lo sabe…

“Lo único que sí sé con certeza es que logramos recuperar un juego tradicional

para que estas nuevas generaciones se volvieran a enamorar de los avioncitos de papel”

Página 1 de 11
2 Comments
  1. Fui testigo de este apasionante juego que los chicos descubrieron gracias a su maestro! Todos estos aviones encontraban su “hangar” en cualquier parte de la escuela!!! Cada recreo de “lluvia, como lo llamamos en la escuela, había que cuidar los ojos porque volaban por todas partes, y si se podía salir a jugar al patio, también volaban y con más entusiasmo! Hermoso proyecto que pude disfrutar al lado de un compañero que a cada actividad que propone le pone pasión!!!!

    • ¡Gracias! Todas estas cosas se pueden lograr y prosperan porque hay un buen trabajo en equipo y mucha sintonía con las necesidades de los chicos y sus ganas de jugar.

Dejá una respuesta

Música Infantil de Calidad

Esta semana es el turno de.....

¡LA MAROMA!

¿Los conocés? ¿Qué estás esperando para escucharlos?

Sus palabras….

Desde el año 2010 el grupo de música La Maroma lleva a cabo el espectáculo para niños y grandes llamado “Cantos de Vida en el Sur”, con canciones especialmente escritas y compuestas sobre la flora y fauna autóctona de nuestra región andino patagónica, con variados ritmos folklóricos argentinos. El grupo ya ha recorrido prácticamente todos los jardines de infantes públicos y escuelas de diversas ciudades.
Cientos de niños han disfrutado junto a La Maroma las melodías y los juegos expresivos, junto con la apreciación y exploración de los instrumentos musicales de variadísimos timbres y regiones. Los músicos que integran el grupo La Maroma son: Cristina Villafañe, y Marisa Di Giambatista (autora y compositora de los temas).

Link a su canal de Youtube