Oraciones… con intención

Este es un tema que reviste de una gran importancia, siempre y cuando se lo enfoque desde un punto de vista comunicacional.

El tratamiento clásico del contenido consiste en decirles a los estudiantes  (en general se comienza a ver en cuarto grado, con niños de nueve años) que existen distintos tipos de oraciones. Se les enseña cómo se llama cada una y luego se les propone una tarea de clasificación (unir con flechas). Finalmente se evalúa con un ejercicio similar.

Para mí este enfoque es insuficiente y poco significativo. Los chicos no recuerdan las palabras “desiderativa”, “dubitativa”, “exhortativa”.   Y aquí es donde se debe uno plantear: ¿Qué es más importante? ¿Qué conozcan cómo se llaman? ¿O qué utilicen el lenguaje oral y escrito con la intención de comunicar un significado?

Es así que luego de pensarlo por un largo rato, se me ocurrió una serie de actividades que podrían ayudar a los chicos a entender mejor el contenido.

Actividad 1: Introducción

Pegar en el pizarrón una serie de palabras (impresas y pegadas sobre cartulina) que formen una oración. Leerlas con los alumnos. Luego ir introduciendo los distintos tipos de oraciones a partir de breves modificaciones en la sentencia inicial. Por ejemplo: agregando el NO para convertirla en una oración enunciativa negativa.

Posteriormente se puede proponer la lectura de las distintas oraciones conformadas, teniendo en cuenta los signos ¡! ¿? o en el caso de la oralidad, la entonación. Destacar que cuando el texto no está escrito, es muy importante utilizar el énfasis adecuado para establecer cuál es la intencionalidad.

Como cierre de la actividad, se puede elaborar junto con los alumnos y tomando como base el ejemplo, una definición para cada uno de los tipos de oraciones presentados. Es importante que las mismas queden registradas en la carpeta, para su consulta posterior.

Actividad 2 – Tarea para el hogar

Aquí se puede dar una actividad clásica, como la “clasificación de oraciones” o se les puede proponer que de su dibujo animado o programa favorito de la TV, extraigan una oración enunciativa afirmativa/negativa, exclamativa o interrogativa. Resulta de gran interés extraer ejemplos de la oralidad para que los chicos se acostumbren a prestar atención a los matices del lenguaje.

Actividad 3 – “Dígalo con entonación”

Disponer un grupo de mesas en el centro del salón. Dividir a los alumnos en grupos de cinco o seis integrantes. Realizar el juego “Dígalo con entonación”, cuyas reglas se describen a continuación:

El objetivo del juego consistirá en contestar correctamente qué intencionalidad tiene cada una de las oraciones que escuchen.

Para ello, se participará por grupos. Se ubicarán de a uno por vez, en las mesas dispuestas en el centro del salón (los alumnos restantes se pueden ubicar en un semicírculo, para estar atentos a la dinámica). Habrá sobres dispuestos sobre una bandeja: cada uno de ellos contendrá una oración. El jugador pasará al frente, seleccionará un sobre  y leerá la misma.

Los compañeros de su equipo deberán decidir qué intencionalidad tiene dicha frase. Si es correcto, se les asignará un punto (los niños que están sentados no podrán ver la oración escrita; sólo la podrán escuchar).

Las oraciones leídas deberán ser colocadas en el pizarrón, junto con su intencionalidad. Los alumnos dispondrán de una planilla (click aquí para descargar) para ir escribiendo las mismas. De este modo toda la clase estará pendiente de la actividad, ya que todos tendrán algo para hacer mientras dure la dinámica.

Una vez que haya pasado el primer participante, será el turno del segundo participante del mismo equipo, quien repetirá la misma mecánica. Una vez que hayan jugado todos los integrantes del grupo, se intercambiarán los asientos con el segundo grupo.

Deberá haber tantos sobres como alumnos haya en el grado, a fin de que todos puedan participar al menos una vez.

Es interesante preparar la dinámica con cuidado, pensando en todas las posibles eventualidades, a fin de que los alumnos se motiven con la propuesta y focalicen su atención en el aprendizaje del contenido.

Si llevaste a cabo la actividad, ¡me gustaría leer tus comentarios!

 

Página 1 de 11

Dejá una respuesta