Categorías
Propuestas Reflexiones Escolares

Ideas para proponer consignas digitales

La corrección de las hojas siempre resultó un tema de debate en las escuelas. ¿Sirve para algo corregir?  ¿Qué tipo de corrección sería la más adecuada?

Durante nuestros años de docencia constatamos una verdad incuestionable: corregir para marcar el error o para mostrarle a las familias que estamos pendientes de la carpeta de sus hijos, no sirve. 

Muchas veces hemos sido testigos de observar que los estudiantes (o sus familias) tiran todas sus hojas a la basura al finalizar el año. O les dan un uso un poco más “útil” y las emplean para prender un fueguito para el asado de fin de año 🙂 

Y así, sin más, todo se va literalmente al tacho. No sólo se va nuestro esfuerzo de haber corregido cientos de trabajos sino también el de los estudiantes al haberlos hecho (o al menos copiado).

Teorías, consignas, definiciones, no queda nada.

Es aquí cuando realmente nos preguntamos cuál es el verdadero sentido de lo que hacemos. Pareciera que fuéramos partícipes de un bonito juego de rol: los estudiantes asumen su papel y “juegan a que la carpeta sirve para algo y  están aprendiendo y nosotros terminamos de redondearles el argumento”.

Lo más preocupante es que en esta época de pandemia y virtualidad, maestros y estudiantes, seguimos repitiendo el mismo esquema. Pedimos que copien consignas en la carpeta “física”, que resuelvan y manden las hojas. ¿Para qué?

Dedicamos tiempo y esfuerzo a la corrección, enviamos las devoluciones y éstas con suerte si permanecen uno o dos días en el teléfono de las familias, antes de ser eliminadas definitivamente (y sin ningún complejo de culpa).

Evidentemente algo debe cambiar. Si la escuela tradicional ya no funcionaba con sus métodos anticuados y su incapacidad para adecuarse a la época, es un PECADO IMPERDONABLE que traslade su misma lógica a la VIRTUALIDAD.

¿Qué proponemos entonces?

  1. Aniquilar definitivamente la corrección analógica (con este concepto nos referimos a la corrección tradicional, mediada por fotografías) y volcarnos a la automática / digital / con rúbricas.
  2. Desterrar la copia y resolución de consignas en la carpeta “de papel”. No tienen sentido. Las hojas tarde o temprano van a parar a la basura. NUNCA las vamos a revisar porque ya las corregimos “virtualmente”. Dejemos de pensar que la carpeta “es un elemento de referencia para los próximos años”. Es una mentira que no se sostiene más.
  3. Cualquier formato de consigna que siempre dimos en papel (unir con flechas, responder preguntas, llenar espacios vacíos, resolver sopa de letras, crucigramas, acrósticos, etc), se puede hacer en versión digital. De este modo, los estudiantes resuelven online, no gastan hojas, les resulta más entretenido (cualquier propuesta digital será más motivadora que copiar veinte consignas en la carpeta) y se pueden concentrar en lo más importante: la resolución.

 

Ventajas de las consignas digitales

Ventajas de la corrección digital

Todo muy lindo, pero...

Las herramientas web están pensadas para ser aprendidas rápidamente y por usuarios sin experiencia previa. Además, tené en cuenta una cosa. Ahora estás en casita, cómodo/a y confortable. Tenés o deberías procurarte la misma cantidad de horas que si estuvieras en la escuela, para aprender a usar las herramientas pedagógicas o hacer una propuesta un poquito más copada ¡No tenés excusas!

Lo único que conseguirás es que los chicos terminen odiando la escuela (y a vos, por extensión).
Si tu idea es que mejoren la letra, proponé actividades específicas para ese fin. 
Escribir mucho no mejora la letra. Al contrario, los pibes se rebelan muy rápido y se la agarran con la pobre escritura.

Si para vos es valorable que copien cinco hojas de consignas, evidentemente tendrías que revisar cuál es tu idea sobre el “esfuerzo”. ¿No sería mejor que invirtieran ese tiempo en resolver y en aplicar lo aprendido?

Si llegaste a este punto, replanteate que la docencia no es lo tuyo.

Todavía no me decido

Hagamos de cuenta que estás en la película de Matrix. Te ofrecemos la pastillita azul y la roja.


La azul te promete un mar de aventuras pedagógicas y un desafío permanente. Si remás con mucho brío, probablemente llegues a la orilla. Y la recompensa por llegar a tierra firme, será inmensa. Verás a tus alumnos felices, dichosos, llenos de alegría por aprender. Serás el number one, el influencer con el que todo pibe sueña. Habrás transformado su vida… y vos no volverás a ser igual.

La pastilla roja sin embargo, también es atractiva; te ofrece navegar por un mar planchado, tranquilo. No tendrás grandes contratiempos y llegarás sin un rasguño a la orilla. Tan fácil será todo que ni te esforzarás en navegar y probablemente pierdas el rumbo pero llegarás a la costa donde habrá caníbales esperándote. Tu vida será previsible y aburrida, pero segura.

YA DECIDÍ, ME QUIERO TOMAR LA PASTILLA…

Categorías
Propuestas

Las mejores actividades para despedir a los chicos que egresan

Este año nos tocó vivir una situación muy especial con la pandemia. Para los estudiantes, sobre todo para aquellos que egresan de su escuela primaria, les debe haber generado una extraña mezcla de sensaciones. Pero sin duda debe haber aparecido entre ellas, la tristeza. Sobre todo, porque el último año es la síntesis de lo vivido; es el momento del compartir, de fortalecer la amistad, de resolver algunos viejos antagonismos, de encontrar los primeros romances, de cometer las picardías de la preadolescencia…
Por este motivo, para minimizar al máximo esta desazón, les dejo una serie de recursos y actividades que pueden resultarles útiles para hacer con sus estudiantes desde la virtualidad y así acompañarlos en estas últimas semanas que les quedan.

Propuesta con Whats App

El amigo invisible

En este tiempo que queda de clases, pueden hacer un sorteo virtual. A cada compañero/a le tocará el nombre de otro. Durante un mes deberá enviarle pistas a través de Whats App (puede mandarle todo tipo de archivos, a modo de regalo). Para evitar que se descubra de entrada el nombre del amigo invisible, es fundamental que el maestro o algún familiar, oficie de mediador con su teléfono, para reenviar los mensajes (y de paso filtrar aquellos que pudieran ser inadecuados).

Luego de pasado este tiempo, pueden proponer una reunión de Meeting o Zoom para hacer el cierre entre todos y que cada uno pueda decir qué pistas tiene y de quién sospecha.

El cierre podría ser presencial, cuando la situación sanitaria lo permita, entregando un “presente físico” al amigo, ahora visible 😉

El momento del recreo

No hay cosa que quede más grabada en la memoria, que lo que sucede durante los recreos. Allí es cuando los chicos son libres para conversar (y también para hacer algunas travesuras), sin la mirada censora del adulto. Les propongo una idea (que yo estoy usando actualmente y funciona muy bien). Se llama: los “recreos semi- supervisados”.  Les explico en qué consiste para que lo puedan llevar a la práctica:

Ustedes, colegas, con algún teléfono, serán los anfitriones de la comunicación. Les propondrán a sus estudiantes que formen grupos de dos o tres para conversar durante el recreo virtual (es fundamental que ellos puedan elegir a sus pares).  En algún momento de la mañana o de la tarde, previo acuerdo con los chicos y/o sus familias, harán una videollamada de Whats App con estos niños. Ustedes estarán presentes en la llamada, desde la escucha pero no deberán aparecer en cámara. De este modo, los alumnos se sentirán con confianza para hablar entre ellos con libertad, tal como lo harían si estuvieran en un recreo. Luego de diez minutos, pueden sorprenderlos haciendo sonar un timbre (como el que escucharían en la escuela), que indica que el recreo se terminó. Y cortan la comunicación.


Sonidos de timbres encontrarán en
esta app para el celu.

Propuesta con Padlet

Si no saben cómo hacerlo o en qué consiste esta herramienta, aquí les dejo un tutorial de Youtube.

En el Padlet, que crearán, pueden proponerles a sus estudiantes, distintas consignas:

  1. Que suban una foto de algún momento feliz que hayan compartido en la escuela o con sus compañeros, fuera de ella.
  2. Que escriban una palabra que represente algún sentimiento o emoción que estén atravesando al finalizar esta etapa (o de algún momento puntual que hayan vivido).
  3. Que suban alguna foto de cuando eran muy peques y entre todos tienen que adivinar de quién se trata.
  4. ¡Y muchas ideas más! Tengan en cuenta que Padlet es una pizarra virtual (como los clásicos pizarrones de corcho o telgopor), entonces es un espacio GENIAL para compartir todo tipo de ideas en formato de audio, vídeo, imagen o texto. Es fácil de usar, no requiere grandes recursos y los niños no necesitan crearse una cuenta.

Destacando lo positivo

Aquí la idea consiste en que cada niño pueda decir por escrito (o también podrían hacerlo desde la oralidad, con mensajes de audio de Whats App) algo bueno de los compañeros que le tocaron por sorteo (quizás cierta manipulación de los resultados sería beneficiosa 😉
Para evitar que los chicos se agoten y tengan que decir algo bueno de cada uno de sus 20 o 30 compañeros, sugiero que cada niño reciba el nombre de otros tres, a quienes deberá escribirles (o enviarles audio). Los textos pueden ser anónimos (o no), dependiendo del grado de confianza que se tengan o de cuánto quieren exponer sus sentimientos en público.

Suele pasar que no saben qué decir. En ese caso, pueden orientarlos con algunos rótulos que ellos podrían utilizar para su mensaje: “es bueno”, “ayuda a quien lo necesita”, “me presta los útiles”, “es prolijo”, “juega muy bien a la pelota”, etc.

En caso de que ustedes opten por el mensaje escrito, siempre deben crear un ambiente que motive a los niños a abrirse a los demás y a no tener miedo a expresarse. Este ambiente se puede lograr escuchando una canción (les dejo una playlist AQUÍ con varias posibilidades), meditando sobre algún momento escolar, con un video que apele a las emociones (de esos bien “lacrimosos”) o con un texto. Aquí les dejo uno que podrían utilizar para entregar a cada estudiante:

Pueden descargar esta plantilla (sin los nombres de los chicos), para utilizarla. Sólo deberán agregar los nombres de los estudiantes con cualquier programa de edición de imágenes. Clic aquí para iniciar la descarga.


Si ustedes manejan CANVA, les dejo el link de esta plantilla para que puedan editarla a su gusto y cambiarle tipografías, letras, colores, fondos, lo que gusten. Sólo deben tener una cuenta creada y hacer clic en este enlace.

Estaciones de la vida escolar

La propuesta consiste en rememorar el paso de los chicos por los distintos grados de la escuela primaria. Pueden contar anécdotas vividas, momentos divertidos, tristes; travesuras que se mandaron (y que hoy se animan a compartir). Para lograr este objetivo, podrían hacer uso de varios recursos:

  1. Pedir que envíen audios contando anécdotas y ustedes las suben a IVOOX o SOUNDCLOUD. Si tienen algún conocimiento de edición de audio, podrían juntar los aportes de cada uno y armar un programa de radio (podcast). El producto final se los podrían entregar como regalo de despedida. Si usan PC, un programa muy sencillo y gratuito para editar audio, es el AUDACITY. Lo pueden descargar AQUÍ
  2. En un Padlet nuevo, los chicos podrían dejar plasmadas sus vivencias (hay una opción para evitar que aparezcan comentarios o palabras malsonantes 😉
  3. En notebookcast.com tienen la posibilidad de dibujar en una pizarra compartida. Los chicos no necesitan crear cuenta; sólo necesitan el enlace que ustedes les acercan. Les dejo un tutorial para que puedan usar este interesante recurso. Clic aquí

 

 

Si se les ocurren otras ideas o quieren contar cómo les fue con estas propuestas, los invito a dejar su opinión en los comentarios.

Categorías
Matemática Propuestas Recursos Reflexiones Escolares

Enseñar a construir cuadros y tablas

En mi práctica muchas veces he escuchado a maestros (y también me he escuchado a mi mismo) decir:

-Chicos, hagan una tabla. Yo se las dibujo en el pizarrón y ustedes la copian.

Durante varios años pensé que los estudiantes eran capaces de realizar esta tarea sin ninguna dificultad y que lograban tomar las medidas y realizar las adecuaciones necesarias para ajustar el tamaño de la tabla al espacio disponible en sus hojas.
Sin embargo, el tiempo dedicado a la enseñanza junto a una concienzuda observación de diversas producciones infantiles, me demostró que esto no era así. Y fue de un momento a otro que me di cuenta que la construcción de tablas debía ser un contenido específico a enseñar.
A lo largo de estas observaciones descubrí un modo común de proceder entre los estudiantes de diez, once y doce años, al enfrentarse a esta tarea. Describiré los pasos que siguen los estudiantes, cuando tienen que copiar una tabla cuyas filas y columnas tienen la misma medida entre sí.

Secuencia intuitiva utilizada por los estudiantes para construir una tabla

1. Los estudiantes dibujan el contorno exterior de la tabla, pero sin tomar ninguna medida o hacer alguna aproximación matemática. No hacen previsiones en relación al espacio que este diseño pueda ocupar.

2. Se fijan cuántas columnas tiene la tabla[1] y las empiezan a trazar de un modo aproximado[2]. Este modo de proceder lleva a que las columnas (sobre todo la última), no sean de la misma medida.

En general, recurren a un trazado “conservador” para las primeras columnas y la última resulta ser de mayor medida que las anteriores.

Los chicos no tienen estrategias incorporadas para realizar cálculos matemáticos (porque nunca se las enseñamos), que les permitan establecer el mejor modo de construir una tabla, similar a aquella que tienen a la vista (o utilizando la información que se les ofrece). Comienzan su trabajo de un modo global y luego van a los detalles. Esta es una estrategia que los lleva a cometer errores.

3.Luego de trazar las columnas, dibujan las filas pero no prolongan la línea más allá del límite de la primera columna. Focalizan su atención en una columna por vez, distribuyendo el espacio entre estas últimas para que tengan aproximadamente la misma medida.

Las columnas y las filas son percibidas como independientes. Los estudiantes tienen dificultades en reconocer la estructura de la tabla y las regularidades para su construcción.
De este modo, este trabajo es percibido como la realización de un dibujo, similar al que se solicita en otras áreas.

Nunca se les ha enseñado a los estudiantes, la función de una tabla como herramienta para introducir contenidos que se desean clasificar, comparar o contrastar.

Al no tener construidas estas herramientas intelectuales, es posible que cuando tengan que completar un cuadro, lo hagan de la siguiente manera:

Como hemos visto, el trazado de una tabla con medidas y distribuciones uniformes, resulta complejo para los estudiantes. Imaginemos la dificultad adicional que supondría proponer la construcción de una tabla con columnas partidas / combinadas o de distinto tamaño, entre otras variables.

Otro aspecto interesante a destacar es que los niños sienten que la línea vertical que delimita el contorno exterior de la tabla, siempre debe ser trazado (aunque el final de la hoja lo delimite correctamente).

Finalmente, debemos comentar también que los chicos no toman los renglones de la hoja como guía para superponer las líneas. Es muy posible que tracen la línea que delimita la fila en la mitad del renglón.

¿Cómo enseñar este contenido?

Se debe dedicar tiempo a construir distintas tablas con los estudiantes realizando el trazado de las mismas en forma conjunta y paso a paso.
En primer lugar, es importante considerar que si el docente no especifica las medidas de la tabla, debería decirles a los niños la longitud de la información que contendrá cada fila y cada columna. De este modo, los estudiantes podrán realizar las estimaciones pertinentes.
En segundo lugar, la construcción de las tablas (al menos en un primer momento), se debería realizar en forma conjunta con el docente y siguiendo ciertos pasos.

Pasos sugeridos para enseñar a construir tablas

Indicar cuántos renglones (hoja rayada) o cuadraditos (hoja cuadriculada), van a necesitar para comenzar a delimitar el contorno.

1. Trazar con ellos la línea horizontal, indicando que coincida con el renglón de la hoja. Especificar hasta dónde debe llegar (final de la hoja o margen)
2. Repetir el paso 1 con el margen derecho, especificando que si la hoja termina, pueden tomar ese límite y no trazar la línea.
3. Completar el contorno exterior con la línea horizontal restante.
4.Cerrar la figura

 

5. Indicarles que apoyen la regla sobre la línea verde (tomando el ejemplo que figura aquí) fijándose que el 0 coincida con el comienzo de la línea y luego pedirles que a los x cm (por ahora lo especificará el docente), marquen un punto.

 

6. Pedirles que corran la regla para que el 0 coincida con el comienzo de la línea recién trazada y vuelvan a realizar el mismo procedimiento, una y otra vez, hasta llegar al final del la tabla.

 

7. Para trazar las filas, se les podrá indicar la cantidad requerida de renglones o cuadraditos para cada una de ellas o especificar la medida correspondiente. No olvidar establecer la importancia de prolongar la línea hasta el final de la tabla.

¡Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado!

Si querés contarnos tu experiencia, te invitamos a dejar tu comentario.

REFERENCIAS:

[1] Siempre se les debe recordar cuáles son las tablas y cuáles son las filas, ya que las invierten con frecuencia.

[2] No realizan el cálculo de dividir la longitud de la línea horizontal, por la cantidad de columnas, para obtener una distribución equitativa

[3] Extraído de: Civilización inca. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/cultura-inca/).

[4] Extraído de: Civilización maya. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/cultura-maya/).

[5] Civilización azteca. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/cultura-azteca/).

Categorías
Propuestas

Recreos escolares con jumpstyle

Llueve. Nuestra escuela es pequeña. Tenemos un patio muy chico para los trescientos chicos que forman parte de la escuela. ¡Suena el timbre! Aquí es donde comienza el desafío de lograr que ninguno de los estudiantes rebote contra los paredes, colisione contra otro compañero o simplemente frene su impulso natural de moverse en forma descontrolada y frenética.

Todo esto podría ser catastrófico sino fuera porque a los maestros siempre se nos ocurren soluciones alternativas ¡y un poco locas!.

¿Qué tal si probamos con el Jump Style?

Bueno, genial, pero ¿qué es? Según Wikipedia, es un “estilo de baile y género musical vinculados a la música electrónica y oriundos de la Europa Occidental. Nació a principios de los noventa en Bélgica como una variante más lenta del hardcore, tras lo cual entró en los Países Bajos”.

¿Quiénes lo pueden bailar? Literalmente, TODOS. Sólo es cuestión de seguir el ritmo y practicar.

Tips antes de empezar

[udesign_icon_font name=”fa fa-smile-o” color=”#1e73be” size=”1.5em”] Si sos quien va a coordinar los movimientos, es imprescindible que lo hayas practicado durante mucho tiempo hasta que los pasos te salgan de forma natural y a la velocidad del ritmo.

[udesign_icon_font name=”fa fa-smile-o” color=”#1e73be” size=”1.5em”] No hagas los movimientos de frente a los chicos porque lo harán en espejo.

[udesign_icon_font name=”fa fa-smile-o” color=”#1e73be” size=”1.5em”] Practicá primero con un pequeño público que luego pueda hacer de multiplicador para un grupo más amplio.

[one_half]

Paso a paso – Primer tutorial

[custom_frame_center shadow=”on”]

[/custom_frame_center]

[/one_half]

[one_half_last]

Paso a paso – Segundo tutorial

[custom_frame_center shadow=”on”]

[/custom_frame_center]

[/one_half_last]

Si ya lo intentaste y querés contar cómo te fue o simplemente no te animás y necesitás un poco más de motivación, ¡dejá tu comentario! 🙂

[udesign_icon_font name=”fa fa-arrow-circle-down” color=”#1e73be” size=”3.6em”]